Skip links

La policía realizó allanamientos luego de que un hombre olvidara su celular en un cajero y la persona que lo encontró se transfiriera cuatro millones de pesos

El pasado miércoles 10 de enero pasadas las 18 horas, un hombre de 68 años olvidó su teléfono celular en la parte superior de un cajero automático que se encuentra en un supermercado sobre avenida Eva Perón. Tras llegar a su domicilio y percatarse de la ausencia del aparato tecnológico regresó a buscarlo pero ya no estaba, por lo que se comunicó con la empresa telefónica para que le den de baja la línea, ya que no poseía patrón de bloqueo y tenía acceso directo a su cuenta bancaria, informaron fuentes judiciales a Concordia Policiales.

Luego, en la jornada del jueves y ya con un nuevo aparato telefónico intentó ingresar a su home banking, pero no pudo porque se encontraba bloqueado. De esta manera, el día viernes el damnificado se dirige hacia la entidad bancaria, desde donde le indicaron que le habían sustraído cuatro millones de pesos y que los movimientos se habían producido el miércoles 10 de enero entre las 23.06 y las 23.15 horas, con cuatro transferencias bancarias de un millón de pesos cada una de ellas.

Según se indicó a este medio,  las transferencias se habían realizado a dos personas. Un hombre con cuenta bancaria en el Banco Nación, que recibió dos millones de pesos y una femenina, con cuenta en el Banco Entre Ríos que a la que se le pasaron otros dos millones de pesos.

Tras esa situación, el damnificado radicó la denuncia en la comisaría 4ta. De esta forma, se inició una rápida y ardua investigación a cargo de la División Investigaciones y funcionarios de la seccional cuarta, que con las pruebas reunidas y recolectadas solicitaron dos allanamientos al fiscal Jesús Penayo Amaya en domicilios que estarían involucrados en el hecho.

Con el mandamiento emanado desde el Juzgado de Garantías Nº3, en la tarde de este domingo se llevaron a cabo los procedimientos.  Uno de los allanamientos se concretó en un domicilio de calle Lieberman y Cabo Miño, donde se secuestraron dos teléfonos celulares, tres tarjetas de débito, una tarjeta de crédito, 188.000 pesos y 100 dólares, de acuerdo a lo que pudo saber un cronista de Concordia Policiales presente en el lugar.

Mientras que el otro procedimiento, se desarrolló en una vivienda de calle Enriqueta Tavella y Lieberman. Allí, los uniformados secuestraron un arma de fuego calibre 32 largo con seis cartuchos en su tambor que estaba en poder de una adolescente de 15 años. Además, en el lugar también se halló un total 1.409.430 de pesos y dos celulares.

 

Compartí en:

Dejar un comentario

Explore
Drag